domingo, 7 de diciembre de 2008

BEETHOVEN, Ludwig Van


BIOGRAFIA

(17 de Diciembre de 1770, Bonn - 26 de Marzo de 1827, Viena)

Beethoven, al igual que en el caso de J.S.Bach, procedía de una familia de músicos, sin embargo, no de la relevancia de la familia Bach. Su padre, que no era una persona de muchas condiciones musicales y vivía cegado en el vicio, lo hostigó e intentó convertirlo en un prodigio. Intento que resultó frustrado.

Su primera formación musical digna de destacarse fue al cuidado de Christian Gottlob Neffe, quien no hizo grandes aportes musicales aunque si sobre cultura general al niño. Además de acercarlo a la obra de Bach, sobre todo al "clave bien temperado" de la cual su alumno construyó su repertorio, haciendo interpretaciones dignas del elogio público de su maestro.

Un primer intento de viajar a Viena para continuar sus estudios por iniciativa del arzobispo elector se vió truncado por la muerte de su madre (en esta ocasión, durante su corta estadía en aquella ciudad conocería a W.A. Mozart). Pasaron cinco años hasta que retomara esta decisión, pues su padre era incapaz de sostener a la familia, de la que se ocupó. Radicado en Viena definitivamente estudió con Joseph Haydn, Johan Georg Albrecht, Antonio Salieri entre otros.
Su precencia conmocionó la ciudad. el gusto músical refinado, claro y elegante fue violentado por la nueva búsqueda músical inauguraba por el compositor dirijida a sonoridades orquestales en su obra para piano y a un mundo elevado y emocional en el que se evidenciaba su caracter apasionado y vehemente. Se instaló en el mundo aristocrático que le oficiaba una especie de mezenazgo. Subsistía dando lecciones y gracias a la protección de sus mecenas.

Sin embargo, no pasaron muchos años, hasta que su exito musical en Viena como compositor y como virtuoso del piano se vió oscurecido por los primeros síntomas de una sordera que fue agravandose paulatinamente hasta dejarlo completamente en silencio. Debido a esto, su carácter también se oscureció, tornandose hosco, descortés y poco sociable.
El conocimiento público de ésta condición, que Beethoven intentó ocultar, dió por finalizada su carrera como pianista. Sin embargo su producción musical no cesó, sino que, por el contrario, se inició una nueva etapa creadora que dividiría la historia de la música toda. Esta etapa inaugurada por la 3º Sinfonía "Heroica", se caracteriza por la búsqueda de grandes ideales humanos revolucionarios, por una especie de fiebre creadora, por una producción de muchas y de grandes obras maestras, por un cambio profundo en el lenguaje musical conocido hasta esta época. Se inicia con él, el Romanticismo musical.

En la década de 1810 su producción fue decayendo debido al deterioro de su salud, y sobre todo, debido a que tras la muerte de su hermano Kaspar, luchó férreamente durante años para obtener la custodia de su hijo, Karl, con el fin de alejarlo de su madre, a quien consideraba falta de valores morales y de quien se sospecha estaba enamorado.
Durante el último lustro de ésta década compuso solo seis obras, lo cual contrastaba grandemente con la vorágine creativa de los años anteriores, sin embargo aunque su producción haya sido frenada, en su interior germinaba la semilla de un nuevo lenguaje, aún más profundo, más subime, más insondable. En sus últimos años, en los que se describe su tercer periodo, compuesto por la misa solemnis, sus últimas sonatas, su novena sinfonía y sus últimos cuartetos, abandona la búsqueda estética músical para dirigirse a sitios inexorables del alma, de la humanidad y del universo.

OBRA


El legado beethoveniano transformó profundamente la música, hasta tal punto que uno no podría imaginar nada de lo que se escribió hasta el día de hoy sin la presencia del mismo. Es posible entonces afirmar que sin Beethoven no existe la música moderna. No solo inauguró el Romanticismo, sino que además, en sus últimos años anunció la música del siglo XX. Esta es la importancia del legado cultural de Beethoven.



En cuanto al piano, la obra para piano de Beethoven canbiaría dos cosas importantes:
  • La técnica del piano
  • El instrumento mismo del piano
Se puede decir, sin ninguna objeción que Beethoven inaugura la técnica del piano, que luego Chopin llevaría a la cima. Inclusive hasta Haydn y Mozart, maestros del clasicismo, la técnica del piano no era propia, sino que se empleaba "prestada" la técnica del clave. La percusión de las cuerdas, contrario a la pulsión de las mismas abre nuevas posibilidades en cuanto a sonoridad que fueron aprobechadas recien por Beethoven. La posibilidad de llegar a un plano de sonido orquestal en el instrumento y de abrir un mundo emocional más allá de la búsqueda estética de la época abrio el camino a la verdadera técnica del piano. Una técnica vigorosa en donde la energía se vuelca en el instrumento y en la que el cuerpo mismo del pianista es parte del piano, formando una unidad, en donde el movimiento es el orígen de la expresión, a diferencia de la técnica del clave que comienza de los nudillos en adelante. Entonces la técnica se fuciona a las necesidades musicales y a las busquedas que inaugura el romanticismo, creando la verdadera expresión músical del instrumento del piano.
Por otro lado, los pianos de la epoca eran casi claves con martillos. Este nuevo mundo abierto por Beethoven exigió entonces una nueva búsqueda en la construcción del piano que se adecúe a los nuevos ideales. Esta búsqueda avanzó a grandes pasos hasta arrivar al piano moderno.

La obra para piano de L.v.Beethoven está constituída por sus 32 sonatas para piano y sus 5 conciertos para piano y orquesta más otras páginas de menor envergadura. El recorrido de esta obra representa un recorrido sobre un momento muy importante en la historia de la música, y representa junto a la obra de J.S.Bach y de F.Chopin la obra fundamental del repertorio pianístico.

OTROS COMPOSITORES...